¿Es posible crear una nueva mandíbula?

En la cirugía reconstructiva del territorio maxilofacial, la reconstrucción mandibular ocupa un papel protagonista. Son muchos los motivos por los que un paciente puede presentar defectos severos mandibulares que condicionen no sólo su estética si no su funcionalidad mandibular, pero la gran mayoría son secundarios a enfermedades oncológicas y traumatismos faciales. Existen también algunos casos de enfermedades congénitas en las que existe una alteración en el desarrollo de la mandíbula.

La estética y expresividad faciales son determinantes en la individualidad de la persona, son los que definen en gran medida nuestra apariencia y a la vez son el reflejo externo de nuestras emociones. La cara es en definitiva nuestra carta de presentación y una de las herramientas más importantes que tenemos para las relaciones interpersonales. Alteraciones severas del esqueleto facial, y por ende de la mandíbula, condicionan la apariencia facial

pudiendo, en muchos casos ,suponer una grave mutilación para el paciente con la consiguiente repercusión social.

Pero al mismo tiempo, la mandíbula está implicada en una funcionalidad básica, el habla y la alimentación. Los pacientes con defectos mandibulares pueden presentar limitaciones importantes en su capacidad de apertura oral y de masticación que mermen su calidad de vida.

Hasta hace relativamente pocos aUnknownños, la mayoría de estos pacientes no podían ser reconstruidos debido al tamaño considerable del deUnknown-1fecto que presentaban. Estos pacientes presentaban un deformidad característica que por su smejanza al personaje de un comic se llamó deformidad tipo “Andy Gump”. Con el desarrollo de las técnicas microquirúrgicas se empezaron a reconstruir a este tipo de pacientes, devolviéndoles su apariencia física y funcionalidad y a día de hoy, la reconstrucción mandibular se considera de elección en todos aquellos pacientes, con defectos mandibulares significativos, que por su estado de salud y las condiciones de su enfermedad sean candidatos a este tipo de cirugía.

Unknown-2

Hablamos de técnicas microquirúrgicas para referirnos a la sutura vascular realizada con ayuda de un microscopio. Este procedimiento permite que podamos obtener tejido, denominado colgajo, de otra región anatómica del paciente y trasladarlo a la región a reconstruir. En el caso de la reconstrucción mandibular buscamos una zona donante ósea con tamaño suficiente para recrear una nueva mandíbula con longitud y altura suficiente para restaurar el contorno facial del paciente y en aquellos casos necesarios poder colocar implantes óseos para rehabilitar la dentición perdida. Las zonas dadoras que cumplen estas características son la cresta iliaca y el peroné.

Captura de pantalla 2015-07-30 a las 9.40.17

Actualmente trabajamos con avanzados programas informáticos que partiendo del TAC del paciente nos permiten simular la resección que debemos realizar en la mandíbula, cuando se trata de un defecto postoncológico, o analizar la deformidad presente en el resto de los casos. Al mismo tiempo podemos individualizar el peroné o la cresta iliaca del paciente y superponer la imagen sobre el defecto mandibular jugando con la posición y la necesidad de realizar osteotomías (cortes) intermedios para mejorar la adaptación. Podemos crear una imagen especular del lad no afecto, en caso de ser un defecto unilateral, y hacer una reconstrucción a medida para conseguir un resultado simétrico.

Captura de pantalla 2015-07-30 a las 9.40.31 Además el software nos permite fabricar una placa de titanio a medida con la que unir el colgajo óseo con el remanente de mandíbula del
paciente y si es necesario diseñar donde clocar los implantes dentales que soporten la futura prótesis, de manera que pueden ser colocados durante el mismo acto quirúrgico.

Captura de pantalla 2015-07-30 a las 9.40.44

Captura de pantalla 2015-07-30 a las 9.40.34

Una vez finalizada la fase de planificación virtual el software nos genera unas guías imprimiblesCaptura de pantalla 2015-07-30 a las 9.40.59 con las que podemos trasladar todo este plan al quirófano, de manera que adaptándolas sobre el paciente nos indicaran el tamaño del hueso que debemos obtener, las osteCaptura de pantalla 2015-07-30 a las 9.40.49otomías intermedias con posición e inclinación exacta, la situación de los tornillos de la placa de titanio y la posición donde deben colocarse los implantes.

En resumen, hoy en día somos capaces de crear una mandíbula nueva, hecha a medida para cada individuo, utilizando tejido del propio paciente y moldeándolo para restaurar tanto su estética como su funcionalidad, consiguiendo reintegrar al paciente en su día a día con la mjor calidad de vida posible.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s